Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 3.600 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 6 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

Anuncios

La Gracia

Publicado: 29/05/2012 en El nuevo creyente

Definición

Diccionario Vine (esp) AT

A.Verbo janan (ºn”j; , 2603), «ser misericordioso, considerado; favorecer». El término se encuentra en ugarítico antiguo con un significado muy parecido al hebreo bíblico. Sin embargo, en el hebreo moderno, janan pareciera dar mayor énfasis en la acepción más fuerte de «perdonar o mostrar misericordia».

Nuevo Diccionario Biblico Certeza

La palabra “gracia” ocupa un lugar prominente en las salutaciones iniciales y las bendiciones finales de las epístolas paulinas, como agregado al saludo judío convencional de “paz”. La base de la doctrina de Pablo se encuentra en Ro. 1.16–3.20. El hombre aparece como pecador, pero es justificado por gracia (Ro. 3.21–4.25), e. d.e. d. es decir Dios en su gracia lo trata como si nunca hubiese pecado, a pesar de ser culpable.

Diccionario la Palabra.org

La gracia puede definirse como el favor inmerecido, aquello que se otorga sin mérito por parte del que lo recibe. La gracia de Dios es Su libre acción para beneficio de toda la creación en general (gracia común o providencia) y de los creyentes para la salvación (gracia especial o salvífica). Se distingue de la Justicia y de la Misericordia. La justicia consiste en recibir lo que se merece; la misericordia, en no recibir lo que se merece. Por medio de la gracia salvífica recibimos la vida eterna, algo que obviamente no merecemos. Pero debido al amor y la ternura de Dios manifestadas en Jesús crucificado, recibimos la gran bendición de nuestra redención.

El cristianismo basado en el evangelio es el única religión (relación) que su base es la gracia (Favor inmerecido), las demás son religiones basadas en obras (buenas o malas).

El cristianismo basado en obras (Cristianismo muerto)…va por mal camino.

Nuestro mayor desafío como cristianos no son los pecados de la carne, son las cosas buenas que hacemos para conseguir algo de Dios, nuestros meritos, el orgullo religioso…yo ore y conseguí que…, yo hable en lenguas 5 horas y remecí a Dios para…, yo voy a todas las reuniones semanales de la iglesia por eso soy…, debemos entender que es nuestro Padre y su gran amor quien nos cubre de bendiciones, SOLO por ser sus hijos…todo lo de Dios es mío y todo lo mío es de Dios.

Ro 11:6 RV1960  Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra.

En otra versión dice:

Ro 11:6 PDT  Y si Dios lo hizo como un regalo de su generoso amor, no fue por las buenas acciones de ellos. Si hubieran sido elegidos por sus buenas acciones, entonces el regalo del generoso amor de Dios no sería de verdad un regalo.

Dios para aceptar nuestros meritos (obras buenas)…tendría que negar a su hijo Jesucristo.

La gracia no puede ser bajada a causa de tu merito…

La naturaleza de la gracia es gratuita.

La gracia no está dada en medida, sino en su totalidad.

Efe 2:8 RV1960  Porque por gracia (favor inmerecido) sois salvos por medio de la fe (en el evangelio); y esto no de vosotros, pues es don de Dios (un regalo de Dios)

Los regalos se reciben, no se pagan de ninguna manera (obras muertas)

Evangelio: Obra completa de Jesucristo (crucifixión, entierro, resurrección, ascenso, Jesús sentado junto a Dios y nosotros los que le recibimos sentados juntamente con él).

La gracia no se puede tomar como libertinaje (pecar sin cesar total Dios nos perdona), la paga del pecado es muerte y si insistimos en vivir una vida de pecado tendremos nuestras consecuencias en este mundo, pero por otra parte el legalismo (religión) jamás ha podido controlar el pecado.

Como cristianos debemos llevar una vida correcta, demostrar quienes somos en Cristo, anunciar las buenas noticias, reconciliar al mundo con Dios.

2Co 9:8 RV1960  Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en TODAS las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra;

Si viniste en busca de un cambio en tu vida, si viniste en busca de la paz que se encuentra sólo por medio de una relación personal con un Dios de amor; entonces te encuentras en el lugar correcto. Dios está dispuesto a ayudarte en este instante y justo en donde te encuentras.

Repite esta oración:

Padre celestial, vengo a ti en el nombre de Jesús. Tu Palabra dice: “Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo”. (Hechos 2:21). Vengo a ti, Señor. Oro y te pido Jesús que entres a mi corazón y que seas el Señor de mi vida de acuerdo con Romanos 10:9-10: “… si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”. Yo lo hago ahora. Confieso que Jesús es el Señor y creo en mi corazón que Dios le levantó de los muertos. Pongo mi vida en tus manos, Señor, y toda mi confianza en ti. ¡Muchas gracias! Amén.

Si necesitas mayor información…ve a la parte superior del blog a  “Entrada liberada” y despeja todas tus dudas.

Bendecidos.

La salvación o la vida eterna es eterna para los que estamos en Cristo, es un regalo y los regalos no se ganan ni se pierden.

Ya no tenemos la naturaleza de pecado heredada por Adán, nacimos de nuevo, Jesús nos redimió (nos compro; nos libero; nos salvo) y nos dio vida juntamente con él, antes estábamos muertos espiritualmente (separados de Dios), pero a través del sacrificio perfecto y único de Cristo nos reconciliamos con Dios, se nos dio vida eterna y ya no somos esclavos del diablo.

Veamos lo que dice la biblia:

(Ro 11:6 PDT)  Y si Dios lo hizo como un regalo de su generoso amor, no fue por las buenas acciones de ellos. Si hubieran sido elegidos por sus buenas acciones, entonces el regalo del generoso amor de Dios no sería de verdad un regalo.

(Ro 8:38 RV1960)  Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

(Ro 8:39 RV1960)  ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

(Jn 5:24 BLS)  “Les aseguro que todo el que preste atención a lo que digo, y crea en Dios, quien me envió, tendrá vida eterna. Aunque antes vivía alejado de Dios, ya no será condenado, pues ha recibido la vida eterna.

(Heb 10:12 PDT)  Pero Cristo ofreció un solo sacrificio por los pecados, que es suficiente para todos los tiempos. Luego, se sentó a la derecha de Dios.

(Col 3:3 BLS)  Pues ustedes ya han muerto para el mundo, y ahora, por medio de Cristo, Dios les ha dado la verdadera vida. Cuando Cristo venga, también ustedes estarán con él y compartirán su gloriosa presencia.

(Ro 6:14 NVI)  Así el pecado no tendrá dominio sobre ustedes,  porque ya no están bajo la ley sino bajo la gracia.

(Ro 6:18 BLS)  Ahora son libres del pecado, y están al servicio de Dios para hacer el bien.

(Ro 6:2 BLS)  ¡Por supuesto que no! Nosotros ya no tenemos nada que ver con el pecado, así que ya no podemos seguir pecando.

(Ro 6:6 BLS)  Una cosa es clara: antes éramos pecadores, pero cuando Cristo murió en la cruz, nosotros morimos con él. Así que el pecado ya no nos gobierna.

(Jn 6:37 PDT)  Todo aquel que el Padre haga venir a mí, será mi seguidor; yo nunca lo rechazaré.

 (Jn 3:15 PDT)  Así todo el que crea en el Hijo del hombre tendrá vida eterna.

(Ro 6:23 PDT)  El pecado da como pago la muerte, pero Dios da como regalo la vida eterna en unión con nuestro Señor Jesucristo.

La salvación no es solamente vida eterna después de la muerte física, sino que conlleva un paquete de beneficios para tu vida, la salvación significa ser redimido, tener sanidad, protección, seguridad, todo esto está a disposición del creyente en el momento que recibe a Cristo como su Señor y Salvador.

 Si viniste en busca de un cambio en tu vida, si viniste en busca de la paz que se encuentra sólo por medio de una relación personal con un Dios de amor; entonces te encuentras en el lugar correcto. Dios está dispuesto a ayudarte en este instante y justo en donde te encuentras.

Repite esta oración:

Padre celestial, vengo a ti en el nombre de Jesús. Tu Palabra dice: “Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo”. (Hechos 2:21). Vengo a ti, Señor. Oro y te pido Jesús que entres a mi corazón y que seas el Señor de mi vida de acuerdo con Romanos 10:9-10: “… si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo”. Yo lo hago ahora. Confieso que Jesús es el Señor y creo en mi corazón que Dios le levantó de los muertos. Pongo mi vida en tus manos, Señor, y toda mi confianza en ti. ¡Muchas gracias! Amén.

 Si necesitas mayor información…ve a la parte superior del blog a  “Entrada liberada” y despeja todas tus dudas.

Bendecidos.

El Rey David y la Gracia

Publicado: 07/02/2011 en El nuevo creyente

La mayoría de nosotros conocemos a David por la historia del joven que venció al gigante Goliat  y es verdad así fue, con solo una honda y una piedra David derribo al gigante, el cual no contaba con que  David peleaba en el nombre del Señor Todopoderoso, el Dios de los ejércitos de Israel…..¡¡¡ves!!! así de fácil es derribar a nuestros gigantes (deudas, depresiones, vicios, rencores….) y con mayor razón para los hijos de Dios a los cuales se les dio un nombre sobre todo nombre en el cual ser salvos, prósperos, bendecidos, redimidos, sanos, ese nombre es Jesucristo…sólo debemos tener Fe en su obra consumada en la cruz.

 

Sigamos con David, comenzó como un pastor de ovejas en la casa de su padre y terminó siendo el rey de Israel. Llego a ser un guerrero formidable, consolidando a la pequeña nación de Israel en un reino poderoso que durante el siglo decimo A.C. dominó una gran parte del Oriente Medio.

Pero a pesar de todo lo anterior el mérito de David para ser famoso, por decirlo así, es el epitafio de Dios: “He encontrado a David…un hombre según mi corazón” (Hechos 13:22). Estos no es fácil de entender a la luz de sus acciones las cuales no fueron siempre correctas…revisemos algunas de estas descritas en la Biblia.

1 Crónicas 22:8 (Nueva Versión Internacional)

8 Pero el Señor me dijo: “Ante mis propios ojos has derramado mucha sangre y has hecho muchas guerras en la tierra; por eso no serás tú quien me construya un templo.

2 Samuel 11:4

David cometió adulterio con una mujer de nombre Betsabé.

 2 Samuel 11:5-17

“David al saber que Betsabé estaba encinta y para resolver el problema, ordenó que colocaran a su esposo Urías en la línea de vanguardia durante una batalla donde murió”.

2 Samuel 3:1-5

“David tuvo varias esposas”

2 Samuel 24:10,15

Contrariando la orden del Señor, David con orgullo conto sus tropas, haciendo que 70 mil personas de su pueblo murieran de una plaga.

Y aún así, Dios dijo: “He hallado a David un varón según mi corazón” ¿Cómo puede ser eso?

El rey David fue un hombre que cometió errores como ser humano, pero que dicha la de David al ser llamado el único hombre conforme al corazón de Dios. Pero sabes cuál fue el secreto, David sabía como adorar a Dios, como enamorar a Dios mediante sus cánticos, de sus labios brotaba una alabanza genuina y sincera que subía con olor grato ante la presencia de Dios. Sabes Dios en estos tiempos quiere que se levanten David que sepan adorarle en Espíritu y en Verdad, que aprenda que aun en el desierto se le adora porque el se Glorifica en medio de la alabanza y adoración que salga de tu boca. Enamoremos a Dios aprendamos a adorarle con un corazón sincero y humillado ante su presencia. Descubramos el secreto de una verdadera Adoración.

David cometió muchos pecados que quizás no podemos imaginar y menos cometer, pero a pesar de todo eso, David procuro ser un hombre justo y el deseo de su corazón era hacer la voluntad de Dios. Esta es la clase de persona que busca Dios, como lo dice Jeremías 5:1-9 Dios no espera perfección.

La vida de David es una gracia de Dios. No puede haber otra explicación. No se merecía  el favor de Dios por sus obras sin embargo lo tuvo.

Queridos amigos ser cristianos no significa ser perfecto, el único hombre perfecto que camino por el mundo fue Jesucristo, por eso mediante la Fe en él somos salvados.

Romanos 3:22-24 (Reina-Valera 1960)

22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia, 23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, 24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.

 Romanos 5:8 (Traducción en lenguaje actual)

8 Pero aunque nosotros todavía éramos pecadores, Dios nos demostró su gran amor al enviar a Jesucristo a morir por nosotros.

¿Qué es ser cristiano entonces?

En síntesis significa……

Buscar a Dios y su gracia (ef.2:8-9)

Retractarse o arrepentirse de sus pecados.

Aceptar el don de vida eterna de Dios mediante la muerte de su Hijo quien murió por nosotros.

Recibir la misericordia y el perdón de Dios.

Y….vivir por su gracia.

Ser cristiano no significa que usted y yo no vamos a pecar, volveremos a pecar es lo más probable, pero el pecado dejará de ser un patrón de conducta en nuestra vida, ya no tenemos la naturaleza de pecado. Esto es porque como cristianos somos nuevas criaturas Cristo cargó con todos nuestros pecados (2 Co. 5:17), el espíritu santo que comienza a vivir en nosotros nos hace sentir culpables cada vez que pecamos y nace en el corazón un deseo de arrepentirse.

Como ves Dios busca un corazón que anhele agradarle, quieres tener una relación personal con Jesucristo. Si tu respuesta es si, repite la oración que esta a continuación.

 “Señor Jesucristo, te necesito. Te abro la puerta de mi vida y te recibo como mi Señor y Salvador. Gracias por perdonar mis pecados. Toma el control de mi vida. Hazme la clase de persona que quieres que sea.”

¿Expresa esta oración el deseo de tu corazón?

Si lo expresa, ahora mismo ora y Cristo vendrá a tu vida como él lo ha prometido.

Si necesitas orientación escríbeme a:

Valentin.letelier@hotmail.com

Preciosa Sangre

Publicado: 31/08/2010 en El camino a la salvacion

“Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona.” (Levítico 17:11)

Hemos aprendido, según las Escrituras, que la vida está en la sangre; que en la época de Moisés, la sangre del cordero fue usada como señal de protección en Egipto cuando el ángel exterminador pasó dando muerte a los primogénitos; que la sangre fue usada en los sacrificios del Antiguo Testamento.

Cuando Adán y Eva pecaron, y se dieron cuenta que estaban desnudos, Dios sacrificó animales (derramó sangre) y les hizo túnicas de pieles, desde entonces la sangre se ha asociado y es indispensable para la remisión de pecados: “y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión” (Hebreos 9:22). Abel sacrificó los primogénitos de sus ovejas (derramó sangre) para ofrendar a Dios, “y miró el Señor con agrado a Abel y a su ofrenda” (Génesis 4:4). Después del diluvio también se hizo sacrificio (derramamiento de sangre) y entonces Dios hizo pacto con la humanidad. En la festividad hebrea de “Yom Kippur”, el sumo sacerdote ofrecía sacrificio de expiación derramando sangre.

Actualmente ya no necesitamos de más derramamientos de sangre puesto que tenemos el poder de la Preciosa Sangre de nuestro Señor Jesucristo, cuyo sacrificio fue una sola vez y para siempre: “ Pero ya Cristo vino y se ha convertido en el Jefe de Sacerdotes, y a él le debemos todo lo bueno que ahora nos pasan. Porque el santuario donde él es sacerdote, es mejor y perfecto. No lo hizo ningún ser humano, así que no es de este mundo. Cristo no entró a ese santuario para ofrecer a Dios la sangre de animales, sino para ofrecer su propia sangre. Entró una sola vez y para siempre; y, de ese modo, de una vez por todas nos libró del pecado.” (Hebreos 9:11-12)

1 de Pedro 1:18-19 sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación”

La sangre de Jesús vence a Satanás:

“Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. Y ellos le han vencido por medio de la Sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte” (Apocalipsis12:10,11).

Por la Sangre de Cristo, vencemos a Satanás, somos redimidos y sanados. ¡Nada hay comparable a la Sangre de Cristo; Ella es Santa y es lo único que puede cambiar al hombre!.

A través de la Sangre de Cristo somos redimidos, justificados, santificados, perdonados y limpiados. 1 Juan 1:7b “y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”

Entonces vi el cielo abierto, y allí estaba un caballo blanco. El que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, porque él era justo cuando gobernaba o cuando iba a la guerra. Sus ojos parecían llamas de fuego; llevaba muchas coronas en su cabeza, y tenía escrito un nombre que sólo él conocía. Estaba vestido con ropa teñida de sangre, y su nombre era: “El Mensaje de Dios”. Los ejércitos del cielo, vestidos de lino fino, blanco y limpio, lo seguían montados en caballos blancos. (Apocalipsis 19:11-14 Traducción en lenguaje actual).

Para que los ejércitos del cielo (La Iglesia cristiana) puedan estar vestidos de lino fino, blanco y limpio… Jesús tuvo que estar teñido de Sangre, esta sangre representa un nuevo pacto entre Dios y los hombres. Es el acto de amor mas grande de todos los tiempos. Solo debemos recibir este regalo no trabajes mas por conseguir algo, acepta a Jesús como tu salvador y todos los beneficios de la sangre de Cristo serán tuyos.

Mientras estaban comiendo, Jesús tomó un pan y dio gracias a Dios. Luego lo partió, lo dio a sus discípulos y les dijo:

“Tomen, esto es mi cuerpo”.

Después tomó una copa llena de vino y dio gracias a Dios. Luego la pasó a los discípulos y todos bebieron de ella. Jesús les dijo:

“Esto es mi sangre, y con ella Dios hace un trato con todos ustedes. Esta sangre servirá para que muchos puedan ser salvos”. (Marcos 14:22-24 Traducción en lenguaje actual)

Por esto hacemos la cena del Señor en nuestra iglesia para recordar el Nuevo Pacto, recordamos el poder de su sangre preciosa.

Podría escribir muchas palabras más sobre la sangre, pero me gustaría terminar este artículo entonando una hermosa canción.

“Preciosa sangre”

Fue en esa cruz donde la historia cambio, donde mi vida encontró otro sentido, donde yo encontré la razón de vivir…Jesús, Jesús mi corazón te canta…mi corazón te canta…Jesús.

Desde que nacimos siempre escuchamos y creímos que había un solo bautismo, después de mucho tiempo entendí que estaba equivocado, existen tres tipos de Bautismos, el Bautismo en Cristo, el Bautismo en agua o de arrepentimiento y el bautismo en el Espíritu Santo. Por eso en la biblia se habla de Doctrina de bautismos (Hebreos 6:2). En este artículo entenderemos un poco más sobre el significado de bautismo y su relevancia en nuestras vidas.

EL BAUTISMO COMO PACTO.

En la antigüedad, cuando dos personas hacían pacto, sacrificaban animales, los partían por la mitad y caminaban por en medio ellos señalando con una mano al cielo y con la otra al sacrificio mientras decían: “Así me haga Dios y peor aun me acontezca si faltare a mi pacto”, igualmente intercambiaban túnicas, espadas y cinturones, lo cual significaba:

Intercambio de túnicas: “Estás vestido de mí y yo de ti.”

Intercambio de espadas: “Tus enemigos serán mis enemigos y mis enemigos serán tus enemigos.”

Intercambio de cinturones: “Yo seré tu fuerza en tus momentos de debilidad y tú serás mi fuerza en los míos.”

El bautismo Cristiano en agua es un pacto de lealtad y de fidelidad que hacemos con Dios, basado en el Sacrificio de Cristo, mediante el cual nos comprometemos a cambiar el gobierno de nuestras vidas, renunciando a vivir en el reino de las tinieblas bajo el señorío de Satanás, para trasladarnos al Reino de la Luz, sometidos al Señorío de Cristo, y a hacer realidad en nuestras vidas las palabras de Pablo:

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas Cristo vive en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”. (Gálatas 2:20)

CAMBIO DE GOBIERNO:

En la antigüedad, era costumbre del pueblo judío, cuando una joven se iba a casar, el padre la llevaba a las aguas, la sumergía (la bautizaba), luego la sacaba y se la entregaba al novio en señal de “cambio de gobierno”.

El bautismo, públicamente y de manera simbólica, expresa mi determinación de “cambio de gobierno” pasando del Reino de las tinieblas al Reino de la Luz.

“En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados, en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia. En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios. Pero Dios que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros, nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados!”. (Efesios 2:1-5)

“Él nos libró del dominio de la oscuridad y nos trasladó al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención, el perdón de pecados”. (Colosenses 1:13-14)

En todo pacto hay una simbología con su respectivo significado. Un símbolo es algo externo y visible que hace referencia a otra cosa que no es posible detectar a través de los sentidos. Ejemplo: El arco iris, señal de la promesa Divina de nunca más enviar un diluvio para exterminar a los seres humanos.

El agua en el bautismo es el símbolo externo y visible, de algo invisible: de nuestra conversión y del anhelo de mantener limpio de pecado nuestro corazón. Pero dejemos que sea la Palabra, la que nos muestre esta simbología:

“… que en los tiempos antiguos, en los días de Noé, desobedecieron, cuando Dios esperaba con paciencia mientras se construía el arca. En ella sólo pocas personas, ocho en total, se salvaron mediante el agua, la cual simboliza el bautismo que ahora los salva también a ustedes. El bautismo no consiste en la limpieza del cuerpo, sino en el compromiso de tener una buena conciencia delante de Dios. Esta salvación es posible por la resurrección de Jesucristo…” (1Pedro 3:20-21)

El agua del diluvio es símbolo de juicio; puesto que trajo muerte y condenación. Pero también es símbolo de salvación: Al igual que Noé, el creyente pasa ileso por las aguas del juicio.
“No quiero que desconozcan, hermanos, que nuestros antepasados estuvieron todos bajo la nube y que todos atravesaron el mar. Todos ellos fueron bautizados en la nube y en el mar para unirse a Moisés”. (1Corintios 10:1-2)

Aquí la nube es símbolo de protección y guía, el mar es símbolo de juicio, de separación y muerte para los egipcios.

“Pero si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado.” (1 Juan 1:7)

El agua del bautismo es símbolo de la limpieza de nuestro corazón por la sangre de Cristo.

SIGNIFICADO DE LA PALABRA BAUTISMO.

La palabra bautismo proviene de la palabra griega “Baptizo” que significa sumergir, inundar, cubrir completamente con un fluido, hace referencia al tratamiento que se le da a la tela cuando va a ser teñida.

Sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.” (Colosenses 2:12)

SIGNIFICADO ESPIRITUAL DEL BAUTISMO.

El bautismo representa también otras verdades espirituales como son:

El bautismo en agua, es un símbolo, un cuadro, que expresa lo que es la conversión: Cuando alguien es salvo, termina una clase de vida, esto es, muere (baja a las aguas); es sepultado (inmersión); y comienza una nueva vida, vale decir, resucita (sale de las aguas).

El bautismo nos identifica con Cristo en su muerte, sepultura y resurrección a una Nueva Vida.

“¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para unirnos con Cristo Jesús, en realidad fuimos bautizados para participar en su muerte? Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva”. (Romanos 6:3-4)

Nos hace nueva creación en Cristo.

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron he aquí todas son hechas nuevas”. (2 Corintios 5:17)

Somos revestidos de Cristo.

“Porque todos los que han sido bautizados en Cristo, se han revestido de Cristo.” (Gálatas 3:27)

CONDICIONES PARA EL BAUTISMO CRISTIANO EN AGUA:

Arrepentirse, Creer, Tener una buena conciencia, Convertirse en discípulo.

Primera condición:

“Cuando oyeron esto, todos se sintieron profundamente conmovidos y les dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Hermanos, ¿qué debemos a hacer? <Arrepiéntase y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados,> les contestó Pedro, <y recibirán el don del Espíritu Santo>”. (Hechos 2:37-38)

A la pregunta: ¿Qué haremos? Pedro les ordena dos cosas: Primero, arrepentirse; después bautizarse. El arrepentimiento, por consiguiente tiene que preceder al bautismo. A partir de ese momento, el bautismo es un símbolo externo o confirmación del cambio interno producido por el arrepentimiento.

Segunda condición:

“Les dijo: Vayan por todo el mundo y anuncien las buenas nuevas a toda criatura. El que crea y sea bautizado será salvo, pero el que no crea será condenado.” (Marcos 16:15-16)

“Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.” (Romanos 10:8-10)

Aquí se establece que primero se cree (Bautismo en Cristo) y después se bautiza. En la iglesia primitiva se aplicó estrictamente esta palabra: Cada vez que una persona había creído en Jesús para salvación, inmediatamente era bautizado.

Los primeros dos requisitos para el bautismo, arrepentirse y creer concuerdan con las primeras tres doctrinas fundamentales presentadas en Hebreos 6:1-2: arrepentimiento, fe, doctrina de bautismos.

Tercera condición:

“Por medio del Espíritu fue y predicó a los espíritus encarcelados que en los tiempos antiguos, en los días de Noé, desobedecieron, cuando Dios esperaba con paciencia mientras se construía el arca. En ella solo pocas personas, ocho en total, se salvaron mediante el agua, la cual simboliza el bautismo que ahora los salva también a ustedes. El bautismo no consiste en la limpieza del cuerpo, sino en el compromiso de tener una buena conciencia delante de Dios esta salvación es posible por la resurrección de Jesucristo. (1Pedro 3:19-21)

Esta condición radica en la respuesta interna del corazón del creyente: “el compromiso de una buena conciencia delante Dios” que es posible a través de la fe en la resurrección de Jesucristo. Veamos brevemente las bases sobre las que un cristiano puede responder a Dios con buena conciencia respecto de su conducta a la hora del bautismo:

1. El creyente ha reconocido humildemente sus pecados. (Arrepentimiento)
2. Ha confesado su fe en el Señorío y en la resurrección de Cristo, como la propiciación necesaria por sus pecados.
3. Con el acto externo de obediencia al bautizarse, está completando el requisito final de Dios para darle la seguridad bíblica de la salvación.

Podemos decir que habiendo cumplido así con todos los requisitos de Dios para la salvación, es apto para presentarse a Dios con una buena conciencia.

Cuarta condición:

Las primeras tres condiciones para el bautismo, arrepentirse, creer y tener una buena conciencia, están resumidas en una cuarta condición: Convertirse en discípulo. Jesucristo comisionó a todos sus seguidores para que llevaran el mensaje del evangelio a todas las naciones:

“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándoles en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amen.” (Mateo 28:18-20)

Aquí “hacer discípulos”, que precede al bautismo, consiste en llevar a quienes escuchan el evangelio por las tres primeras etapas de arrepentirse, creer y tener una buena conciencia. Esto hace a los nuevos creyentes aptos para el bautismo, y con él se comprometen públicamente (pacto) a una vida de discipulado.

Después de este compromiso público, los que han sido bautizados necesitan recibir una enseñanza más detallada y extensa para convertirse en verdaderos discípulos, cristianos fuertes, responsables y maduros que produzcan fruto.

Concluimos que para ser dignos del bautismo cristiano de acuerdo con la norma del Nuevo Testamento, una persona tiene que cumplir con estas cuatro condiciones, pero a mi entender la principal de ellas es creer y confesar al Señor Jesucristo como su salvador condición difícil de cumplir en un niño de menos de 5 años. Saquen ustedes sus propias conclusiones.

Sobre el bautismo en el Espíritu Santo podríamos decir que cuando uno recibe a Cristo (nace de nuevo), El Espíritu de Dios viene a morar en nosotros y se manifiesta de diferentes formas, siendo una de las principales manifestaciones el hablar en lenguas, pero en otro artículo podremos desarrollar de forma más extensa  este bautismo.

A través de los años se han levantado creencias “equivocadas” dentro de misma Iglesia de Jesucristo. Algunas de estas voces defienden la idea de que la iglesia pasará por el período conocido popularmente como La Gran Tribulación. Ahora bien, lo que la Biblia enseña es lo contrario. Ahora nos dedicaremos a analizar, desde el punto de vista bíblico, que la iglesia no pasará por tal período, sino que nosotros, los cristianos que estemos preparados cuando el Señor nos llame, seremos “arrebatados” y luego regresaremos junto con Él, pero ya no con cuerpos corruptibles, sino con cuerpos “incorruptibles y vestidos de inmortalidad”. Pero dejemos que sea la Biblia misma la que nos traiga luz en este asunto.

EL RAPTO DE LA IGLESIA

Fíjense bien en el misterio que les voy a revelar: No todos moriremos, pero todos seremos transformados, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, al toque final de la trompeta. Pues sonará la trompeta y los muertos resucitarán con un cuerpo incorruptible, y nosotros seremos transformados. Porque lo corruptible tiene que vestirse de lo incorruptible, y lo mortal, de inmortalidad. 1 Corintios 15:52.53El término “rapto” es una expresión de la palabra griega Rapio (que significa arrebato, desaparición). Poco antes del fin del mundo, Cristo retornará en el aire y se llevará con él a todas las personas – vivas y muertas – que hayan confiado en Cristo como su Salvador. Estos serán los creyentes, a los cuales el Apóstol Pablo se refiere en su 1ra carta a los Corintios, cuando les dice: “Los muertos en Cristo resucitarán primero, luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos (los muertos en Cristo), en las nubes para recibir al Señor en el aire”(1 Tesal. 4:17). El Rapto sucederá en “un abrir y cerrar de ojos” (1 de Corintios 15:52). En este evento, los muertos que hayan creído resucitarán primero, seguidos en un instante de tiempo por los cristianos que aun estemos vivos (1 Tesal. 4:16, 17).

Sabemos que el Rapto sucederá antes de la Tribulación porque la Tribulación será un derrame sin precedentes de la ira de Dios (ver Apoc. 6:17), al tiempo que Jesús nos “libra, de la ira que ha de venir” (1 Tesal. 1:10, y 5:9). Los cristianos de Tesalónica (una de las primeras iglesias) estaban enojados y confundidos porque de entre ellos ya muchos habían comenzado a morir y aún no habían visto a Cristo aparecer en las nubes por ellos. Así que Pablo les recuerda que ciertas cosas tendrían que suceder primero, antes de que su redención comenzara. Pablo, en un intento por consolar a los creyentes de Tesalónica, llega hasta el punto de confesarles o compartir con ellos un “secreto” o un “misterio” que quizás no estaba supuesto a revelar. Es por esta razón que el Apóstol, como el que comparte contigo una información la cual se supone que sea mantenida en secreto, pero que ante las circunstancias del momento, él se siente compelido a compartir con ellos, les dice:

“Pero quiero que sepan (ustedes los de Tesalónica) un secreto, no todos dormiremos (moriremos), pero todos seremos transformados. En un momento, en un abrir y cerrar de ojos…” (1 Corintios 15:51y 52). Fíjese en la moderación mostrada por Pablo en este versículo.

Y LO MISMO SUCEDERÁ EN TODO EL MUNDO!

El rapto de la iglesia es un suceso que es aceptado por todas las iglesias del mundo que predican y creen en la Biblia. No obstante, existe una religión de las principales en el mundo que no comparte la creencia de que el Rapto ocurrirá, ya que al igual que muchas otras cosas enseñadas en la Biblia, ellos simplemente optan por ignorarlas. Ellos prefieren sustituir las enseñanzas bíblicas por doctrinas y reglas decididas por sus concilios, cardenales y demás. Esta religión, es predominante en casi todo el mundo, pero han llegado hasta el punto de considerar que las decisiones tomadas por su dirigente principal, están por encima de las que Jesús mismo nos ordenó. Dicha religión, predica que “lograrás tu salvación gracias a las obras que hagas mientras estés en la tierra, y que luego de morir, iras a un lugar llamado ” purgatorio” , el cual, según la doctrina de dicha religión, es un estado de la existencia o condición del espíritu de una persona el cual muere en estado de gracia, pero sin haber sido purgado o purificado, de las manchas de sus pecados menores (los cuales son pecados, según ellos, sin mucha importancia), situación en la cual no se puede entrar en el cielo, sino que antes es necesario ser purificado.” y como se purifican por medio de muchas misas y oraciones. (Enciclopedia Británica” 1998).

Todos debemos recordar, que este Rapto no es la Segunda Venida. Por favor, no confunda estos dos sucesos. El Rapto es el levantamiento de la iglesia, previo al período de tribulación que vendrá sobre aquellos que no aceptaron al Señor como su salvador, mientras que la Segunda Venida, es cuando el Señor mismo venga en las nubes, con todos sus ángeles, y cristianos que hayan sido levantados en el Rapto, a luchar contra los ejércitos del mundo, liderados por el Anticristo, en su intento final por hacer desaparecer a Israel, y con ello a los Judíos, de la faz de la tierra.

Grupos religiosos diferentes tienen sus diferencias con respecto al momento del levantamiento de la Iglesia. Veamos:

TRES CORRIENTES PRINCIPALES CON RESPECTO AL RAPTO DE LA IGLESIA

1. El rapto ocurrirá después de la Gran Tribulación y los cristianos sufrirán junto con los impíos.

Entre las religiones que apoyan la creencia de que los cristianos pasaremos por los 7 años de juicio y sufrimiento que vendrán sobre el mundo muy pronto, se encuentran los Adventistas del Séptimo Día. Voy a citar lo que nos dice el Dr. John Hagee acerca de esta posición: “La iglesia no puede experimentar el período de la Tribulación, porque nuestro juicio ha sido removido gracias a la sangre de Jesucristo que fue derramada en el Calvario. Esta posición debe ser rechazada.” Los que creen que nosotros los cristianos pasaremos por la Gran Tribulación se basan en Juan 16:33 donde podemos leer lo siguiente: ‘En el mundo habrá tribulación’. Pero la palabra tribulación es usada en las Escrituras con dos significados diferentes. El primero es cuando es usado como un sinónimo de “aflicción” y en este texto en específico, “tribulación” no se refiere al período final de la Gran Tribulación, sino a las tribulaciones y problemas del diario vivir. El segundo significado es cuando se utiliza la palabra para describir el período de 7 años en el cual Dios dejará que caiga sobre la tierra toda su ira, para castigar a aquellos que hayan rechazado a Jesús y su Evangelio.

El propósito de la Gran Tribulación es castigar a aquellos que rechacen la Palabra de Dios. Nosotros los creyentes podemos estar confiados en la siguiente promesa: “Ahora pues ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Romanos 8:1). ¿Crees tú que después de haber abandonado las cosas del mundo, quizás a muchos de tus amigos y hasta familiares que se oponían a tus creencias, después de haber dejado todo atrás para servirle a Jesús, Él te dejaría pasar por el período de tiempo que el Padre ha diseñado para castigar a los enemigos de Jesús, al Anticristo y a los rebeldes? ¿Crees que es justo que todos paguemos por los platos rotos de los impíos, idolatras, homosexuales, lesbianas, fumadores, mentirosos, chismosos, adúlteros, fornicarios, hechiceros (brujeros), rencorosos…?

2. No habrá Rapto

Dentro de las religiones que creen y predican tal interpretación se encuentra la Iglesia Católica. Los católicos mantienen que “Todos iremos el cielo” y que “todos nos salvaremos” – no importando si usted ha sido una persona como la Madre Teresa de Calcuta o si usted ha sido un Adolfo Hitler. Siempre y cuando usted pertenezca a dicha religión, solo sino cree en el catolicismo ira al infierno. Tal y como habíamos explicado antes, ellos creen que los católicos que mueran en pecado, todavía tendrán la oportunidad de que sus pecados les sean “PURGADOS” en un lugar llamado el “purgatorio”.

Sin embargo, 1 de Corintios 6: 9 y 10 dice: “No saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se equivoquen, ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores heredarán el reino de Dios”

“Si no se arrepienten, todos perecerán igualmente” (Lucas 13:3)

“Agradémosle con temor y reverencia, porque nuestro Dios es fuego consumidor” (Lucas 13:3)

En 2 de Timoteo 3:13 leemos: “Pero los malos y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados”

Mi Biblia Católica dice en 1 de Tesalonicenses 4:16 y 17: “Porque se oirá una voz de mando, la voz de un arcángel y el sonido de la trompeta de Dios, y el Señor mismo bajará del cielo. Y los que murieron creyendo en Cristo resucitarán primero. Después los que estemos vivos seremos llevados, juntamente con ellos, en las nubes, para encontrarnos con el Señor en el aire; y así estaremos con el Señor para siempre. Anímense pues unos a otros con estas palabras”

La tercera posición con respecto a la ocurrencia del Rapto es la siguiente:

3. El Rapto ocurrirá antes de la Gran Tribulación

Dentro de las religiones que aceptan esta creencia se encuentran la gran mayoría de las iglesias cristianas, las cuales están formadas por creyentes “nacidos de nuevo”. O sea que confesaron con su boca que Jesús es el Señor de sus vidas, que creen con certeza y convicción que con su muerte los perdono de TODOS sus pecados y que resucito y se encuentra sentado a la diestra del Padre esperando su segunda venida.

Los que creen en esta posición mantienen que la iglesia será raptada antes de que comience el período de 7 años identificado como la Gran Tribulación. El rapto ocurrirá pocos días antes o pocos días después de la firma de un tratado de paz entre Israel y los árabes, auspiciado por el Anticristo.

“No todos moriremos, pero todos seremos transformados en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, cuando suene el último toque de trompeta. Porque sonará la trompeta y los muertos serán resucitados para no volver a morir y nosotros seremos transformados” (1 Cor. 15:51 y 52)

Y SABEN QUE ES LO MEJOR….QUE YO CREO EN LA TERCERA POSICION SOY UN REDIMIDO, PORQUE COMO DICE UN MINISTRO Y CANTANTE CRISTIANO MUY CONOCIDO “CREO EN EL PODER DE LA SANGRE DE JESUS, CREO EN EL PODER DE SU GRACIA Y CREO EN EL PODER DE SU ESPIRITU SANTO”